Masajes

Una de las actividades más comunes que ofrecen los Spa, y a la vez más solicitadas, son los masajes. Desde tiempos muy lejanos, los masajes son una excelente forma para relajarnos y para liberar tensiones y contracturas.

Los masajes no solo ofrecen un beneficio físico sino que también permiten que la persona se relaje mentalmente y pueda disfrutar del momento, desconectando, aunque solo sea un rato, de todos los problemas del día a día.

Además, los masajes presentan grandes beneficios a nuestra piel y a nuestro organismo y, por ello, en muchos casos los médicos suelen recomendarlos. Uno de los beneficios más conocidos es que ayudan a mejorar la circulación y también ayudan a estimular todos los músculos del cuerpo. Asimismo, son ideales para oxigenar la piel ya que ayudan a liberar células muertas y a exfoliar la piel.

Existe gran cantidad de tipos de masajes. Si se tiene alguna dolencia o problema, se puede optar por masajes descontracturantes. Para determinados problemas, sobretodo problemas traumatológicos, se suelen usar los masajes de rehabilitación. También se puede optar por simples masajes de relajación que nos ayuden a liberar tensiones y a relajar cuerpo y mente. Este tipo de masajes no deben provocar dolor en el paciente.

Mas allá del objetivo que se busca con los masajes, también se puede optar por distintas técnicas, algunas de las cuales incluye también el uso de aceites, cremas o esencias que aportarían algunos beneficios adicionales a nuestro cuerpo.

Los masajes son una de las opciones preferidas y más solicitadas de los Spa, debido a que son un gran relajante natural y ayudan a sentirse mejor tanto física como mentalmente. Después de una buena sesión de masajes, seguramente te sentirás mucho mejor y con más vitalidad.