Ventajas/beneficios que tienen y que aportan los Spa

Nuestra sociedad ha evolucionado de tal forma que nos obliga a vivir a una gran velocidad. No nos permite reposar, vamos de casa al trabajo, del trabajo a casa, y no tenemos tiempo para relajarnos, para disfrutar de un tiempo para nosotros, para disfrutar en soledad o con los seres queridos. En definitiva, nuestra sociedad no tiene y no nos da tiempo para que dediquemos a nosotros mismos.

Todo esto ha provocado que los hoteles con Spa se hayan posicionado como una de las opciones más importantes y placenteras para el confort personal. Aunque pueda parecerlo, el concepto de Spa no es nuevo, sino que viene de lejos. Desde el principio de los tiempos, la alta sociedad ha disfrutado de las excelencias de los baños de agua a diferentes temperaturas, de los masajes y del resto de tratamientos propios de un Spa.

Los Spa ofrecen beneficios a sus clientes en los siguientes aspectos:

Mejora física: Gracias al tratamiento de un Spa, se consigue la relajación muscular, por lo que las dolencias de este tipo remiten y tienden a mejorar. Desde lumbagos, pasando por cualquier dolor de espalda, dolores musculares o torceduras de cualquier tipo, la mezcla de aguas termales, masajes y otros tipos de tratamientos, consigue que el dolor y el malestar desaparezca. También, son claramente beneficiosos para problemas óseos, especialmente, para la artritis, que aunque no la eliminan, por ser ésta una dolencia crónica, sí consigue remitir el dolor y retrasar la expansión.

Mejora psíquica: El estrés es el mal endémico de nuestra sociedad, de una sociedad que se mueve a demasiada velocidad, y este estrés provoca dolencias psíquicas muy agudas. A través de un tratamiento en un Spa, la persona consigue centrarse en su propio cuerpo, en su propia mente, aislarse del exterior, por lo que se aleja de sus problemas del día a día y al sentirse cómodo y relajado, empieza a notar como su estrés, como su malestar psíquico y mental empiezan a remitir.

Mejora estética: Cuando estamos en un Spa, nuestra estética y aspecto exterior pueden mejorar considerablemente. Esta mejora viene motivada por diferentes motivos. En un Spa, nos sentimos mejor, más tranquilos, más relajados, más serenos y esta sensación de bienestar y tranquilidad se transmite de nuestro interior a nuestro exterior. Además, muchos Spas ofrecen la posibilidad de realizar diferentes tratamientos de belleza, tratamientos para la piel, tratamientos de rejuvenecimiento, de limpieza de cutis, mascarillas naturales, etc.