¿Qué es un Spa?

Vivimos acelerados, corremos para ir al trabajo, para regresar a casa, para recoger a los niños del colegio y para ir al gimnasio. Apenas tenemos un momento para relajarnos, para no hacer nada o para dedicarlo a nosotros mismos. Por ello, los Spa han aparecido con gran fuerza en nuestras vidas, porque ofrecen precisamente lo que necesitamos. Los Spa tienen innumerables beneficios para nosotros y nos ayudan a relajarnos y a solucionar los pequeños problemas musculares y óseos que nos provoca nuestra vida y nuestro ajetreado día a día.

El concepto de Spa es muy amplio y puede englobar desde un Hotel o balneario situado en una montaña o zona turística a un establecimiento en la ciudad que no ofrezca habitaciones y que se limite a ofrecer los servicios propios de los Spa. También se puede disfrutar de un Spa en un crucero, en donde se combinaría el placer del navegar con el de recibir los tratamientos.

Los tratamientos Spa son muy diversos y cumplen distintos fines. Pueden mejorar una dolencia, relajarnos y quitarnos el agotamiento del día, mejorarnos estéticamente y hace vernos más joven o ayudarnos a que recuperemos el brillo de nuestra piel.

Por ello, los servicios que ofrecen los Spa son muy diferentes e incluyen, entre otras cosas, chorros de agua a diferentes temperaturas, aguas minerales que aportan al cuerpo esos minerales que nos faltan, masajes terapéuticos y relajantes, baños de barro, que cada vez están más de moda y que ayudan a que la piel recupere su tersura natural y muchos otros servicios.

Los Spa han llegado a nuestras vidas y prometen quedarse en ellas para ayudarnos a que ésta sea mejor, o, al menos, más placentera. Gracias a los beneficios que nos aportan los Spa, podremos hacer frente a nuestros dolores de cada día, aparcar el estrés y recuperar el gobierno de nuestros actos, de nuestra vida y de nuestro tiempo, por lo que los Spa nos ayudarán a disfrutar más.